Miguel Hernández y la autenticidad poética

“Sonreír con la alegre tristeza del olivo.
Esperar. No cansarse de esperar la alegría.
Sonriamos. Doremos la luz de cada día
en esta alegre y triste vanidad de estar vivo.”
Miguel Hernández

Umbrío por la pena, casi bruno (…)” fue el primer poema de Miguel Hernández que leí. Tenía tan sólo quince años, pero me asombró y me emocionó profundamente aquella voz desgarradora, testimonio de un hondo dolor, de un sufrimiento íntimo que se desgranaba ante mí como si mi corazón juvenil fuera el depositario elegido para soportar conjuntamente toda aquella tristeza. “¡Cuánto penar para morirse uno!” … Seguí leyendo sus poemas y me embriagué de su perfección formal, de su dominio de la versificación, del uso audaz de las metáforas y las imágenes, del simbolismo telúrico del toro y de la luna; pero descubrí también una voz que sufría por todos los demás hombres, que se identificaba con los más humildes, con los olvidados, con los oprimidos… Se hacían poemas los obreros, los campesinos, los milicianos republicanos; se hacían poemas el niño yuntero, y el sudor, y el trabajo, y el hambre… Ante mí desfilaban las ansias de libertad, de dignidad y de cambio de las clases más humildes. Sentía, a través de los versos de Miguel Hernández, la miseria, la incultura, la desesperanza, los ejemplos palpitantes de la “escuálida España”.
Sentí también el zarpazo terrible de la guerra, “el tren de los heridos”, “ las madres que escondían su vientre”. Con él lloré a su hijo hambriento; y a los presos hacinados; y a las voces amuralladas de los que se quedaban.
Más allá de los críticos literarios, y de los estudios filológicos, y de la propaganda política, Miguel Hernández, el poeta de Orihuela, es el poeta leal, el poeta del pueblo, el poeta que sufrió el mismo cruel destino que muchos de los españoles junto a los que luchó por lo que creyó justo. Nos dejó su poesía, y aunque intentaron silenciarlo, al fin venció a la muerte y al olvido.
Sus palabras hermosas, humanas, verdaderas, han llegado hasta aquí. Y siento que una de las principales razones por las que me dedico a la enseñanza, es para poder seguir transmitiéndoselas a los que vendrán.

13 comentarios sobre “Miguel Hernández y la autenticidad poética”

  1. Juan Manuel Macías dijo:

    Totalmente de acuerdo, Marisa. Me uno a esa reivindicación, porque Miguel Hernández es uno de esos poetas que nos acompaarán siempre, más allá del mito y más allá del abuso de su nombre. Todo gran poeta es, en el fondo, un poeta de y para el pueblo, al margen de la abstracción que amenaza tras la palabra “pueblo”, que a veces es incómoda y tantas veces se ha esgrimido con mala fe. Pero la poesía de verdad aspira a dejar algo que vibre en la memoria de la gente. Un abrazo.

  2. Marisa dijo:

    Los poetas universales siempre estarán con nosotros, como bien dices, más allá de las mistificaciones y los desagravios.” Quedar en la memoria de la gente” es el mejor homenaje y valoración que puede tener un poeta. Mil gracias por tu visita y tus palabras que siempre son bienvenidas.

  3. Betty B. dijo:

    A mí tambin me gusta mucho Miguel Hernández, Marisa, tiene el don, le pese a quien le pese. No s por qu tendría que pesarle a nadie, pero despus del abuso del nombre suele venir un injusto y sutil desprecio (o no tan sutil). Entre temas políticos y originalidades varias, parece que recordar la voz de los grandes sea poco interesante, no s, no vale con Antonio Machado, Bcquer, Góngora o Quevedo, Rubn Darío (por citar algunos reconocibles por la inmensa mayoría, supongo). Por lo visto hay que superar todo eso y envilecerlo un poco con una especie de desdn que me pone mala. Tal vez son reconocibles porque su voz se queda en la memoria, porque si los lees, como te paso a ti de jovencita, los recuerdas.
    Me parece un grandísimo poeta. No hay un solo verso en que se arrepienta de serlo, me gusta:
    Caudalosa mujer: en tu vientre me entierro.
    Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
    Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
    verían que grabada llevo allí tu figura.

    Y ME GUSTA:
    Ya es corazón mi lengua lenta y larga,
    mi corazón ya es lengua larga y lenta…
    ¿Quieres contar sus penas? Anda y cuenta
    los dulces granos de la arena amarga.

    Y siempre busco la verdad, la sencillez, la contundencia y la belleza que encierra un verso tan claro como ste:
    “Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío”

    En fin, no me quiero extender más. Tampoco se trata de quedarse siempre en los mismos, pero sí de reconocer la grandeza cuando la tienes delante. Y tampoco tengo nada en contra de los poetas más raros del universo, que conste, pero es que a veces se me van del pensamiento.
    Un abrazo.

  4. Marisa dijo:

    Esa es exactamente la idea: no despreciar. A mí tambin me gustan las “raras avis”, los poetas extraos y malditos. Me gusta tanto la poesía que siempre buceo detrás de cada poema para que me desvele su secreto. Pero es que hay autores que nos marcan para siempre. Mi abuelo compartió cárcel con Miguel Hernández en Ocaa tan sólo unos días, pero se le quedó marcado para siempre. En mi casa hubo un libro “prohibido” , una antología de nuestro alicantino universal editada en Argentina, que mi padre guardaba a buen recaudo. Pero no fue hasta los catorce o quince aos cuando abrí aquel libro de tapas gastadas y me lo bebí con aquella sed de la adolescencia.
    Entre algunos destacados filólogos y los “pedantes de nuevo cuo” hay un gran desprecio por los poetas digamos “de siempre” porque es una forma de destacar, de separarse de la “plebe” iletrada que nada sabe de citas bibliográficas, ni de erudiciones, ni de prosodia clásica, ni de nuevas tendencias vanguardistas. A mí, que soy filóloga, me parece que todo cabe en el enorme universo de la poesía, pero que la emoción verdadera, esa, no es fácil de encontrar. Y Miguel Hernández, le pese a quien le pese (como bien dices) la tiene.
    Un abrazo y un placer, “para no hacer mudanza en la costumbre”, tus palabras.

  5. Verónica Diéguez dijo:

    Miguel Hernández al igual que Federico Garcia Lorca son dos de los poetas que me han seguido a lo largo de mi enseanza, y la que an me queda… Estoy de acuerdo contigo es un gran poeta y tiene algunos poemas muy bonitos.
    Besosss

  6. Borromín dijo:

    An recuerdo mis clases de literatura en aquellos lejanos aos del BUP (hasta he de confesar, ahora que no nos escucha nadie, que en 3º fui de los de ciencias mixtas para saltarme la biología y perderme en los senderos de la literatura), en los que estudiaba a Miguel Hernández.

    Recuerdo con gran cario a “PL”, nuesto durísimo profesor de literatura, hablando sobre Miguel Hernández y precisamente categorizándolo como “el poeta del pueblo”.

    Y es que “PL” supo hacerme valorar la poesía más allá de los comentarios, del estudio de las aliteraciones, de las figuras literarias… me hizo un “hombre de letras” disfrazado en uno de “ciencias”.

    Y que increíble es oir a alguien decir, “sin miedo”, a ser tachado de “ignorante” en estos tiempos que corren de falso intelectualismo, que existe un gran desprecio por “lo de siempre”, por lo apegado a la cultura popular…

    Gracias por reencontrarme con Miguel Hernández y por lo acertado (segn mi modesta opinión) de tus comentarios.

    Un abrazo.

  7. Juan Manuel Macías dijo:

    Marisa, estoy de acuerdo contigo en lo fundamental. Como siempre, es un placer. Pero me gustaría matizar algo, si me lo permites. Es ciertísimo que Miguel Hernández merece hoy en día toda la reivindicación del mundo. Como tambin la merece Góngora. O Rubn Darío, o Garcilaso o el Arcipreste de Hita. El meollo del problema es que entre los poetas “jóvenes” de hoy en día (o los eternamente aspirantes a poetas jóvenes), no se bebe de la tradición espaola. La nica patria de un poeta es su lengua, pero ahora es muy preocupante que se reivindique a poetas extranjeros que sólo se leen en traducciones.
    Pero a Miguel Hernández, por otra parte, se le ha hecho mucho dao (probablemente el mayor dao posible) convirtindolo en un “símbolo del pueblo”, como a Rosalía se la esgrime en el imaginario popular gallego a modo de defensora del “galleguismo” o a Safo como icono lsbico. Creo que reinvindicar a Miguel Hernández supone, ante todo, rescatarlo de su propia leyenda y de su sanbenito. Un abrazo.

  8. Marisa dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Juan Manuel. Los sanbenitos, las pseudoclasificaciones, les hacen flaco favor a los poetas. Lo que yo siempre intento transmitir a mis alumnos es el amor y el respeto por la literatura, y más concretamente por la poesía, aunque luego cada uno escoja sus preferidos, los que más les llegan o con los que más se identifican. Procuro siempre huir de los estereotipos, aunque es inevitable a la hora de ensear literatura dar pinceladas demasiado reduccionistas.
    Me gusta Miguel Hernández porque es autntico y profundo y el uso “político” de su poesía es sólo una cara del prisma. Él ya lo dijo: ” con tres heridas yo: la de la vida, la de la muerte, la del amor…” Los poetas sobreviven a todo, incluso a su propio mito.
    Gracias por enriquecer esta bitácora literaria con tus siempre interesantes opiniones. Aprovecho la ocasión y te re-invito a que participes en la sección de “libros que nos marcaron” porque , seguro, nos seguirás asombrando y enriqueciendo con tus experiencias literarias. Poder compartir opiniones y matices es un absoluto regalo para los que nos apasiona la literatura. Mil gracias.

  9. Marisa dijo:

    Querida Verónica, espero que sigas aprendiendo y disfrutando con la literatura muchos aos. Para mí es una alegría veros crecer en todos los aspectos. Un abrazo

  10. Marisa dijo:

    Querido Borromín. Leer a Miguel Hernández es una aventura asombrosa, más de lo que muchos creen. Me alegra que te hayas, reencontrado con l. Debemos leer a cada autor libres de prejuicios, dispuestos a emocionarnos y a sentir el placer que proporciona la palabra precisa para expresar un sentimiento que, gracias a la magia del lenguaje potico, toma forma y nos muestra una nueva realidad.

  11. Juan Manuel Macías dijo:

    Muchas gracias, Marisa, por la invitación. Te prometo participar. Gracias, siempre, por tu hospitalidad, y no te olvides de avisarme si alguna vez subes a Cercedilla. Aunque ahora, con las fiestas en ciernes, estoy por exiliarme momentaneamente a Los Molinos. Un abrazo.

  12. Marisa dijo:

    No me extraa… Seguramente haremos una escapadita para el ltimo sábado de este mes. Ya te lo confirmar con tiempo. Será un placer hablar de literatura y de lo que se tercie. Un abrazo.

  13. Marisa dijo:

    Ahora dos aos despus, leo estos comentarios y me entristezco. Cuánta mentira, cuánta maldad, cuánta hiel vendría poco tiempo despus de esas mismas personas que conversaban virtualmente conmigo con aparente cordialidad.En fin, Miguel, t al menos sigues siendo el mismo gran poeta que me acompaas en las desilusiones y en los momentos definitivos.

Deje un comentario


Related Posts with Thumbnails