Cernuda y la dialéctica de los contrarios.

“Todo lo que es hermoso tiene su instante y pasa…” L. Cernuda

Leer a Cernuda es siempre un motivo de júbilo poético, una oportunidad para reafirmarnos en el poder transformador de la Poesía. Por muchas veces que nos hayamos acercado a sus versos, por mucho que algunos estén grabados en nuestra memoria, siempre queda un momento para el asombro. Así siguen sorprendiéndonos su dominio de la imagen onírica, su ruptura con los viejos moldes sin renunciar del todo a la mejor tradición, su conocimiento de los clásicos, los románticos, los vanguardistas. Con él descubrimos de nuevo la poesía pastoril, basada en diálogo ontológico del poeta con la naturaleza en un vano intento de superar la dualidad, la imposible dialéctica de los contrarios: realidad y deseo, arte y naturaleza, amor y muerte, memoria y olvido, libertad y prohibición, placer y sufrimiento. Todos ellos vertebran la poesía cernudiana dotándola de unidad dentro de sus distintas etapas.
Con él redescubrimos a Bécquer. Un Bécquer oscuro y enigmático, que se aleja de la visión edulcorada y fácil del poeta amoroso de la adolescencia.
Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.
(…)
Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.
Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

L. Cernuda
Donde habite el olvido” nos recrea un poema de Bécquer ciertamente estremecedor y cuyos últimos versos rezan así:
“…en donde esté una piedra solitaria,
sin inscripción alguna,
donde habite el olvido,
allí estará mi tumba.”

Donde habite el olvido y Los placeres prohibidos llegaron a mí como un regalo. Una de esas lecturas que te despiertan los sentidos y cambian para siempre tu percepción del mundo y del amor: “No es el amor quien muere,/ somos nosotros mismos(…)”.
Cuando uno tiene apenas veinte años y deja palpitar su corazón en el entorno hostil de los amores juveniles, éste ( protegido hasta entonces en el calor del hogar y la inocencia adolescente) no puede por menos que tiritar de frío. Y en esa helada estepa del desamor, las palabras de Cernuda nos cobijan, nos envuelven, nos abrazan. Y nos sentimos un poco menos solos, un poco menos heridos, un poco reconfortados en esa extraña suerte de regodeo que proporciona reconocernos en el dolor ajeno, e identificarnos plenamente con ese poema que parece escrito sólo para nosotros en ese preciso instante en que leemos …” si el hombre pudiera decir lo que ama,/ si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo/ como una nube en luz”.
En la lectura poética sólo estamos nosotros, los lectores. Reconociéndonos, reencontrándonos, volando alto para hundirnos después en las profundidades de nuestro propio infierno. Cuando leemos poesía no hay evasión posible, no hay ficción; sólo vida, belleza, misterio, conocimiento, risa, llanto, dolor, ira, rabia, deseo, nostalgia o armonía. En fin, todo lo humano cabe en un solo verso.

Cuando en días venideros, libre el hombre
del mundo primitivo a que hemos vuelto
de tiniebla y de horror, lleve el destino
tu mano hacia el volumen donde yazcan
olvidados mis versos, y lo abras,
yo sé que sentirás mi voz llegarte,
no de la letra vieja, mas del fondo
vivo en tu entraña, con un afán sin nombre
que tú dominarás. Escúchame y comprende.
En sus limbos mi alma quizá recuerde algo,
Y entonces en ti mismo mis sueños y deseos
Tendrán razón al fin, y habré vivido

Luis Cernuda, Como quien espera al alba

PD. Ver una presentación sobre la poesía del 27 que realicé hace unos años y con la que inauguré este blog.

11 comentarios sobre “Cernuda y la dialéctica de los contrarios.”

  1. Borromín dijo:

    Leyendo tu otra entrada, y unindola desempolv a Cernuda, como buen alumno y al releer aquello de:

    Eras, instante, tan claro.
    Perdidamente te alejas,
    dejando erguido al deseo
    con sus vagas ansias tercas.

    Siento huir bajo el otoo
    pálidas aguas sin fuerza,
    mientras se olvidan los árboles
    de las hojas que desertan.

    La llama tuerce su hastío,
    sola su viva presencia,
    y la lámpara ya duerme
    sobre mis ojos en vela.

    Cuán lejano todo. Muertas
    las rosas que ayer abrieran,
    aunque aliente su secreto
    por las verdes alamedas.

    Bajo tormentas la playa
    será soledad de arena
    donde el amor yazca en sueos.
    La tierra y el mar lo esperan.

    Gracias por hacerme volver a ser un poco más “yo”.

    Un abrazo.

  2. Marisa dijo:

    No sabes como me alegra que seas un “buen alumno” y desempolves a Cernuda. Es un autor indispensable que nos ayuda a transitar por el mundo siendo, como bien dices, un poco más nosotros mismos.
    Un abrazo.

  3. Blanca dijo:

    Sabes lo poco que me gusta internet, pero cuando entro en tu espacio literario me siento transportada a la buena literatura, a la calidez de los grandes poetas y a tu mundo tan personal…
    Me apena ver tan pocos comentarios (y no te desanimes, es lo ltimo que quisiera) y luego comprobar la enorme calidad de tu trabajo así que te dejo mis palabras para que sepas que , como bien dices siempre, el afecto literario, el calor de unas palabras compartidas y un pequeo testimonio de que he pasado por aquí me parece importante. Un abrazo.

  4. Marisa dijo:

    Sabes que negar que me gusta leer comentarios y establecer lazos literarios con otros lectores sería mentir, y eso está muy feo. Pero la tristeza de un Sin comentarios como colofón a una entrada te hace reflexionar y te ayuda a mejorar y buscar nuevas opciones. De todo se aprende y la soledad del bloggero es un estado digno de estudio… Un abrazo y mil gracias porque s que te da mucha pereza entrar en internet.

  5. Fede dijo:

    Me encanta el montaje audiovisual. Y las fotos de Cernuda…
    “la soledad del bloggero”..¡eres genial! Ya hablaremos de ese trmino.

  6. Marisa dijo:

    Me alegra que te guste. Pierde calidad por el tamao, ya que se hizo para una ventana menor pero a mis alumnos les resultará til.
    Un abrazo.

  7. Antonio Rivero Taravillo dijo:

    Hermoso homenaje a Cernuda. Ojalá consigas transmitir el entusiasmo por la poesía a tus alumnos (veo que no te falta vocación ni sensibilidad). Enhorabuena por contribuir a que se den de bruces con la belleza del “A un poeta futuro” que reproduces, una de las composiciones más estremecedoras del sevillano.

  8. Marisa dijo:

    Muchas gracias por tu comentario. En este rincón literario me gusta traer a los poetas de siempre y así hacer que otros se “den de bruces ” con la belleza, como muy bien dices. Un abrazo.

  9. Daniel Olmos dijo:

    Magnífica entrada sobre un gran poeta que, con el paso del tiempo, cada vez es mas leído y admirado. Es reconfortante oir hablar de l sin los tópicos habituales sobre su “carácter difícil” y sin intentar colgarle etiquetas políticas interesadas, como ltimamente parece que está de moda. Para conocer a Cernuda lo mejor es leer su obra potica y tambin su prosa, sin necesidad de “intermediarios” ni “biógrafos”. Extraer cada uno sus propias conclusiones.

  10. Marisa dijo:

    Muchas gracias por tus palabras. Cernuda para mí es un maestro del que disfruto cada día y espero que otros tambin lo hagan. Un saludo

  11. luisa dijo:

    Eres nica haciendo este tipo de entradas. Tus alumnos son unos privilegiados y los demás tambin aprendemos de ti, poetisa!!!.

Deje un comentario


Related Posts with Thumbnails