Dulce ( y caprichoso) pájaro de juventud

A mis queridos amigos, esos a los que amé en tiempos de cerezas, pasillos de universidad y paradas de lluvia en parques solitarios, los que me enseñaron a conjugar en presente el verbo amar, y los que, una vez, compartieron conmigo el dulce y caprichoso pájaro de la juventud

Ya no somos los jóvenes de entonces,
ni estamos en la cresta de la ola
( si acaso lo estuvimos, fieramente, algún día).
Ahora sabemos ya lo que iba en serio…
porque siempre se aprende, aunque nos pese.
Ya sabemos también el precio que se paga,
y qué moneda debemos guardar para Caronte.
Sabemos que nada es definitivo
y tan sólo el olvido nos aguarda.
Por fin sabemos ya que ser de paso
es una condición inapelable.
Y sólo nos trascienden nuestros huesos…
esos que tras el trago de la muerte
habrán de ser el polvo enamorado.
Marisa Peña, Tiempos de ceguera.

Deje un comentario


Related Posts with Thumbnails